Adam i Eva - Amics del Corpus de la Ciutat de València

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Adam i Eva

Actividades Culturales > Los Misterios

PERSONAJES:
Dios Padre, Adán, Eva, Serpiente, Ángel, la Muerte.

SINOPSIS ARGUMENTAL:
La obra comienza con una loa de Dios Padre a todas las maravillas que le ha dado al mundo en los primeros días de la Creación y concluye que sólo le falta hacer al hombre a su imagen y semejanza para que disfrute de ellas.
Tras dar vida a Adán, reflexiona sobre la necesidad de darle una compañera para gozar de tanta maravilla, creando a Eva de una de las costillas del hombre. Cuando Adán despierta y ve a Eva, ambos se postran ante Dios y le agradecen el haberlos creado y haberles dado tanta grandeza por disfrutar. El Padre les invita a gozar de todo aquello que ha creado, pero les advierte que hay un árbol concreto, el de la Sabiduría, del que no pueden comer sus frutos. Dicho esto desaparece tras bendecirlos.
Adán y Eva contemplan admirados las maravillas del Jardín del Edén. Eva se aleja de su marido y llega hasta el árbol prohibido. Allí está la serpiente que le ofrece una manzana del árbol para que la pruebe. Eva se niega a hacerlo aduciendo que Dios se lo ha prohibido, pero la serpiente le replica, basándose en el temor de Dios a que, probando el fruto, lleguen a ser como Él. Convencida Eva, muerde la manzana y queda encantada con su sabor, por lo que, al verse aún sana, decide ofrecerle un poco a su marido.
Adán se enfrenta a su mujer con palabras de amargura y de malos augurios. Eva se defiende haciéndole ver que la manzana no ha provocado en ella ningún mal y que Dios nunca habría puesto sobre la tierra una fruta capaz de matarlos. Ante la nueva negativa de Adán, la mujer decide desistir suponiendo que la negativa incluye una falta de amor por parte de él. Para tratar de convencerla de que no es así, Adán prueba del fruto y es, en ese momento, cuando Dios reaparece para preguntarles qué han hecho. Avergonzado, Adán confiesa su pecado cargando la culpa sobre su mujer, quien se defiende acusando, a su vez, a la serpiente. Dios Padre lanza una maldición sobre el reptil y llama a su ángel guardián del Paraíso para que expulse a los hombres de allí.
Verdaderamente arrepentidos, Adán y Eva piden clemencia. El Ángel les transmite las palabras de compasión del Señor, pero les advierte que, desde ahora, tendrán que aprender a trabajar y a sufrir, ellos y su estirpe por los siglos de los siglos. En ese instante, la figura de la muerte aparece tras ellos y los abraza simbólicamente, dando a entender que sus vidas ya no serán eternas.
Con la sumisión por parte de Adán y Eva de tal destino, el "Misteri "acaba, no sin antes recordar el Ángel, la futura llegada de un Salvador que librará al mundo de esa carga.

PARTICULARIDADES:
Este "Misteri" data de finales del siglo XV y principios del XVI, es el único del cual se tiene conocimiento que se representara sobre una roca, concretamente la de la "Santísima Trinidad"; esto fue posible hasta que el Ayuntamiento decidió su restauración, siendo este el primer "misteri" que la Associacio d´Amics del Corpus recuperó para el público valenciano. En ésta, las imágenes plasman el momento de la expulsión de Adán y Eva por parte del Ángel del Paraíso y es por eso que la escenografía estaba perfectamente dispuesta para la representación.
Existe un canto final de Adán y Eva pidiendo clemencia a Dios. La música no se ha conservado íntegra, con lo que las representaciones actuales incluyen ese texto pero sin cantarlo, simplemente se recita en verso como el resto del texto.

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal